Se trata de un empeño de la memoria que no sorprende en el caso de Nieto, periodista, crítico, historiador de cine y figura clave en la creación de la Fundación Patrimonio Fílmico Colombiano (1984), por su compromiso expreso con la preservación de la memoria visual y la conformación de un archivo fílmico nacional. En el caso de Ospina, obedece a ese impulso innato de archivista ya mencionado y a un papel de liderazgo que ha asumido por propia voluntad como colaborador de esa entidad, colaborador en trabajos de restauración, cuidadoso gestor a favor de la salvaguarda de otros trabajos fílmicos (del Valle del Cauca, principalmente) y como director de la serie sobre historia del cine colombiano titulada De la ilusión al desconcierto (2007).

Capítulo 66 es un cortometraje de ficción codirigido con Raúl Ruiz. Es un trabajo menos conocido de Ospina que surge de un taller dictado por el cineasta chileno en Bogotá en 1993. Es una especie de relato en espiral que de nuevo visita el género gótico. Llama la atención la nómina teatral que participa y la música pues en algunos segmentos recuerda la banda sonora de Pura Sangre y la de Carne de tu carne de Mayolo, quizás porque convoca para el trabajo de música a Mario Gómez-Vignes y a Germán Arrieta, que ya habían trabajado con los cineastas.