LOS CUADERNOS DE CINEMA23 | LUIS OSPINA: TODO COMENZÓ POR EL ARCHIVO | NÚM.008

© LA INTERNACIONAL CINEMATOGRÁFICA, IBEROCINE, A.C.

Director de Cinema23 | Ricardo Giraldo
Editora en jefe | Paula Villanueva Rabotnikof
Traducción al portugués | Claudia Dias Sampaio

Diseño de portada y formación | Another Company
Basado en el diseño editorial de Cítrico Gráfico
Diseño, formación y programación digital El Cultivo
LOS CUADERNOS DE CINEMA23, idea de Alejandro Lubezki

© Texto Luis Ospina: Todo comenzó por el archivo: Juana Suárez

© Fotografías e imágenes:
Archivo Luis Ospina

Agradecimientos:
Luis Ospina por ceder fotos de su archivo y colaborar con la identi cación de las mismas, Ángela Santamaría por su trabajo editorial, Katia González y Enrique Ortiga por sus valiosas observaciones. Todos los errores o imprecisiones son de la autora.

www.cinema23.com

El cine filma la muerte trabajando

jean cocteau


Todo comenzó por el fin (2015), del director colombiano Luis Ospina, es una suerte de testamento fílmico que rinde cuenta sobre su aproximación al oficio del cine, celebra la memoria de sus amigos cercanos Carlos Mayolo y Andrés Caicedo y da su versión de la gesta creativa del Grupo de Cali. El legado de los dos cineastas y del escritor y, en forma relativa, la impronta de dicho grupo han logrado trascender y permanecer en el tiempo gracias al trabajo de archivista al azar e innato que es Luis Ospina. Todo comenzó por el fin no habría sido posible si el cineasta no hubiera asumido el trabajo de albacea de su generación. En su discurso durante el homenaje en el Festival Internacional de Cine de Cartagena de Indias (FICCI, 2016), Ospina cita 46 años de carrera con 32 películas realizadas. De esos años y los precedentes, hay un extenso archivo que Ospina viene organizando, haciendo de su vida biblioteca y videoteca.

Todo comenzó por el fin despliega ese archivo y lo pone en conversación con documentos y materiales tomados del archivo y la memoria de algunos de sus contemporáneos. Este documental no sería posible sin una revisión exhaustiva de Ospina a su propio archivo y sin excavar los anaqueles y memoria de ese grupo que, a decir de Katia González, pertenece “a una generación cuya mirada fue testigo de la transformación urbana de Cali”1González Martínez, Katia, Cali, ciudad abierta. Arte y cinefilia en los años setenta, Bogotá, Tangrama, 2012, p. 15..

Por supuesto no se trata de revelar archivos completamente desconocidos. Sobre Ospina parecería que no queda mucho por decir o escribir. Por un lado, sólo listando los últimos dos años, ha recibido homenajes en festivales y se han hecho retrospectivas en el Festival Internacional de Cine de la UNAM (FICUNAM) y la Cineteca Nacional de México (2015), Museo Reina Sofía y Filmoteca de Cataluña (España, 2015), Tate Modern Gallery (Inglaterra, 2015), Festival Transcinema (Perú, 2016), Festival Pachamama (Brasil, 2016), Cinemateca La Tertulia, Cinemateca Distrital en Bogotá y FICCI (Colombia, 2016) y el Festival Internacional de Cine Documental, EDOC (Quito, 2016).

Estos homenajes han sido acompañados por copioso material de prensa, impreso o virtual. Por otro lado, Ospina es uno de los directores colombianos que más ha generado crítica desde sectores periodísticos, culturales y académicos. Se suma a esto un incontable número de reseñas de sus trabajos y entrevistas. Gran parte de estos materiales aparecen en su página web con sus debidos enlaces cuando es posible.