JUANA ACOSTA

Juana Acosta (Colombia, 1976) inició su carrera a los 18 años en la televisión colombiana cuando protagonizó la telenovela Mascarada. Tras una temporada en España en la escuela de Juan Carlos Corazza, regresó a Colombia, donde inició su trayectoria en cine con las películas Golpe de estadio (1998) de Sergio Cabrera, Es mejor ser rico que pobre (1999) de Dago García, Kalibre 35 (2000) de Raúl García y Juegos bajo la luna (2000) de Mauricio Walerstein. Desde 2000 reside en España, donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera tanto en cine como en televisión. Ha trabajado con directores como Alex de la Iglesia, David Trueba, Olivier Assayas, Jacques Toulemonde, Phillipe Godeau y Denys Arcand. Ha sido jurado en la sección Horizontes Latinos del 62º Festival de Cine de San Sebastián y de Territorio Latinoamericano del 16º Festival de Cine de Málaga; en 2015 el Festival de Cine de Biarritz la premió con el fipa de oro a mejor interpretación femenina por su trabajo en Santuario; en 2016 estuvo nominada al Premio iberoamericano de cine Fénix por su trabajo en Anna.


SONIA BRAGA

Sonia Braga (Brasil, 1950) comenzó su carrera actoral en la televisión brasileña con apenas catorce años, a los 17 se introdujo en el mundo del teatro, y a los 19 rodó su primera película. Su primer éxito internacional fue Doña Flor y sus dos maridos, dirigida por Bruno Barreto, después de ser una figura central de la época de oro de las telenovelas brasileñas producidas por la TV Globo. En 1983 Barreto la dirigió al lado de Marcello Mastroianni en Gabriela, clavo y canela. En 1988 trabajó bajo la dirección de Robert Redford en Un lugar llamado Milagro (The Milagro Beanfield War), y en 1990 acompañó a Clint Eastwood, Charlie Sheen y Raúl Juliá en El principiante (The Roockie), filme policiaco dirigido por el propio Eastwood. De nuevo con Juliá y con William Hurt, participó en la película El beso de la mujer araña (1985), de Héctor Babenco, cuyo papel le valió su primera nominación a los Globos de Oro. En 1989 y 1995 fue nuevamente candidata a estos premios por Presidente por accidente (Moon over Parador, 1988) de Paul Mazursky, y Estación ardiente (The Burning Season, 1994) de John Frankenheimer. En 1996 regresó al cine brasileño con Tieta de Agreste, de la que también fue productora. Ha tenido importantes participaciones en las series Sex and the city, Law and order y CSI: Miami, entre otras. Ha sido nominada a los Premios Bafta y Emmy; en 2016 recibió el Premio iberoamericano de cine Fénix por su protagónico en Aquarius (2016) de Kleber Mendonça Filho.

ALFREDO CASTRO

La trayectoria de Alfredo Castro (Chile, 1955) se centra principalmente en el teatro, donde además de actuar, dirige, sin embargo ha tenido una importante participación en la televisión y el cine de su país natal. Fue uno de los fundadores de las compañías Teatro Itinerante y La Memoria; docente y subdirector de la Academia de Teatro de Fernando González; presidente de la Asociación Gremial de Directores de Chile y director artístico de la Muestra de Dramaturgia organizada por la Secretaría General de Gobierno. En 1982 participó en De cara al mañana, una producción de Televisión Nacional de Chile. En cine, ha colaborado con el director chileno Pablo Larraín en las películas Tony Manero (2008), Post mortem (2010), No (2013), El club (2015) y Neruda (2016), y con los directores Andrés Wood en La buena vida (2008), Daniele Ciprí en È stato il figlio (2012), Sebastián Sepúlveda en Las niñas Quispe (2014) y Lorenzo Vigas en Desde allá (2015). Durante su carrera ha recibido importantes reconocimientos como el Premio Altazor de las Artes Nacionales en tres ocasiones, el Premio apes en diez, el Premio Coral en el Festival de Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana, el Mayahuel en el Festival Internacional de Cine de Guadalajara y el Premio iberoamericano de cine Fénix en 2015; también estuvo nominado a este último en 2016 por su trabajo en Desde allá.


KARINA GIDI

Actriz de teatro, cine y televisión, Karina Gidi (México, 1971) ha trabajado en más de 25 obras entre las que destacan Una luna para los malnacidos (A Moon for the Misbegotten) de Eugene O’Neill, Rock ‘n’ Roll de Tom Stoppard, e Incendios (Incendies) de Wajdi Mouawad. Ha sido nominada en tres ocasiones al Premio Ariel y es ganadora del Mayahuel a la mejor actuación femenina en el Festival Internacional de Cine de Guadalajara por los largometrajes Demasiado amor (2001) de Ernesto Rimoch y Tercera Llamada (2013) de Francisco Franco. Ha participado en producciones para televisión, entre ellas Fonda Susilla de Alonso Ruizpalacios y Estado de gracia de Carlos Bolado. En cine, sobresale su trabajo en las películas Abel (2010) de Diego Luna, Colosio, el asesinato (2012) de Carlos Bolado y La guerra de Manuela Jacovic (2014) de Diana Cardozo, por la que recibió su tercera nominación al Ariel como mejor actriz.